domingo, 3 de septiembre de 2017

Tyria jacobaea y su relación con el Senecio jacobaea

Tyria jacobaea, también conocida como Callimorpha jacobaea, y vulgarmente llamada la mariposa cinabrio. Es una mariposa nocturna de vistosos colores rojizos y negros. En principio, es una mariposa nocturna pero es fácil de ver durante el día.
Una cosa curiosa sobre ella, es difícil que sea atacada por algún depredador.

mariposa cinabrio

Su larva, la oruga, también es muy vistosa. Es una oruga de color amarillo con franjas negras. Curiosamente, tampoco suele ser atacada por depredadores.

Larva de mariposa cinabrio

¿Cuál es su secreto? ¿Por qué no son atacadas?

La larva se alimenta del Senecio jacobaea, hierba de santiago.

Senecio jacobaea


Senecio jacobaea


Esta planta es tóxica, en su composición química hay alcaloides que afectan al hígado, provocando daños digestivos y cirrosis. Además parece ser que esta planta presenta un sabor amargo que es transmitido a la larva de la mariposa. Insisto en que no debe ser ingerida, su distribución está restringida o prohibida desde el 2004  por su toxicidad (BOE 32, 6 de febreo de 2004).

Esta planta no es ingerida por el ganado de la zona.

La larva se alimenta de la hierba, empezando por las hojas de arriba y los capullos pero no acaba con toda la planta. Dejará siempre capullos intactos para que produzcan semillas  que la planta se siga dispersando y produciendo nuevos pies de planta. Es decir, parece se que esta oruga controla la población de hierba de Santiago pero no termina con ella.

La oruga, al ingerir partes de la planta, asimila sus alcaloides y eso la hace tóxica también. La larva, en octubre, se entierra y formando un capullo en cuyo interior se encuentra la crisálida. Bajo tierra se transforma en la mariposa que sigue heredando los alcaloides que le sirven de protección. Esta saldrá a partir del mes de mayo.

Esta mariposa es muy corriente en los prados de la Sierra de Guadarrama. La imagen de la larva ha sido tomada en Robledondo.


jueves, 28 de julio de 2016

Araña de jardín. Araneus diadematus

Paseando esta la noche, 28 de julio de 2017, en una dehesa que corresponde al término municipal de El Escorial, hemos tenido la suerte de encontrarnos con dos telarañas estupendas de araña de jardín, Araneus diadematus. 
Aquí os ponemos algunas de las imágenes tomadas.





Estas estupendas telarañas se encontraban en mitad del camino, soportadas por hilos de más de 5 m. que las sujetaban al suelo y a árboles, encinas.

Las telarañas eran grandes de un tamaño aproximado de 50 cm x 30 cm aproximadamente.

Estaban preciosas y perfectamente formadas.

Por la mañana fuimos a visitarlas de nuevo y cual fue nuestra sorpresa cuando no quedaba nada de ellas, habían desaparecido.

¿Cómo es posible que no estuvieran?

Es fácil. Pensemos como una araña.

Por la noche tanto la tela como la araña son invisibles. La araña se dispone en el centro de la tela o así nos las encontramos nosotros en dos telas distintas. Pudimos verlas por que la luz de las linternas las hacía muy visibles.

Durante el día, las telarañas no siempre son fáciles de ver pero las arañas sí, por lo que serían una presa fácil para las aves.

La araña, para no ser devorada debe abandonar la posición central de la telaraña. Sin embargo, una telaraña de esa magnitud será fácilmente destruida por el paso de animales (aves y/o mamíferos).

Lo verdaderamente curioso de esta araña es que antes del amanecer y de retirarse a un refugio, la araña se come su propia telaraña para aprovechar los aminoácidos de los que está formada. 
La telaraña está formada entre el 50 y el 60% de proteína, y las proteínas están formadas por aminoácidos.
La obtención de proteína en la naturaleza es muy costosa y difícil. De esta manera, la araña recupera buena parte de la proteína utilizada en la fabricación de la telaraña.


jueves, 31 de diciembre de 2015

Planta parásita en los enebros

Desde hace cuatro años realizamos una excursión por la Sierra del Hoyo con los alumnos de Geología del IES Lázaro Cárdenas.
En ella estudiamos el modelado geológico del granito que allí se produce. Sin embargo, desde entonces hemos ido observando la presencia de numerosos enebros dañados, algunos de ellos muertos o aparentemente muertos.

El enebro que hay en esta sierra es el Juniperus oxycedrus, conocido como enebro rojo o miera. Es muy fácil de reconocer. Con porte principalmente arbustivo aunque en ocasiones puede llegar a parecer un árbol no muy grande, ovoide y tupido. Sus hojas aciculares, rígidas y punzantes que presentas dos bandas blancas de estomas en su haz. Sus "falsos frutos" (las arcéstidas) son unas bolitas de color rojizo.

Pero no queremos centrarnos en este árbol si no en lo que les está ocurriendo.
Si nos fijamos bien en sus ramas, en concreto en el color de sus hojas, podremos apreciar dos tonalidades diferentes de verde. Por un lado, el propio de las hojas del enebro y otro, algo más amarillento de una planta parásita del enebro. No llama mucho la atención pero si nos fijamos detenidamente podremos ver que hay más de los que podemos ver a primera vista. De hecho hay demasiados.

Color hoja enebro y planta parásita. Foto Pedro de Hoz



Esta planta es el Arcethobium oxycedri, llamado muérdago del enebro o muérdago enano. Esta planta hemiparásita es verde lo que implica que realiza la fotosíntesis y que por lo tanto puede fabricar hidratos de carbono pero no fabrica los suficientes como para sobrevivir de forma independiente. Para suplir sus deficiencias toma nutrientes de la planta a la que parasita, el enebro rojo en este caso. De los vasos leñosos del enebro (el xilema del enebro) toma el agua y las sales minerales y de los vasos liberianos (el floema del enebro) toma azúcares elaborados por el propio enebro.

Arceuthobium oxycedri. Foto Pedro de Hoz



¿Cómo consigue la planta capturar los nutrientes de la planta a la que parasita?

Lo primero que tiene que desarrollar este muérdago enano es el desarrollar unos haustorios (raíces que sirven para fijarse al enebro y para absorber agua y nutrientes del xilema y del floema del mismo).
Después, las células del Arceuthobium presentan una presión osmótica superior a las del enebro. Esto provoca una derivación del flujo de los líquidos (savia bruta y sabia elaborada) del enebro, haciendo que aumenten en las ramas parasitadas. Esto provoca un aumento de nutrientes en esas ramas y el hinchamiento de las mismas, y una deficiencia de nutrientes en las ramas no parasitadas favoreciendo su deterioro en incluso su muerte.
El desajuste nutricional va debilitando al enebro hasta secarlo y provocar su muerte.

Enebro rojo con ramas muertas. Foto Pedro de Hoz


Enebro rojo con hojas muertas. Foto Pedro de Hoz




Enebro rojo con hojas muertas. Foto Pedro de Hoz


Se recomienda la lectura de este estudio: Contribución al estudio de la biología deArceuthobium oxycedri.

sábado, 24 de octubre de 2015

Asta de ciervo, gamo y corzo

Diferenciar las tres astas es muy fácil, mira esta clave visual.



La del gamo presenta una pala muy ancha al final, la del ciervo es muy larga,lisa y con un número de puntas variables y la del corzo es pequeña y no suele presentar más de 3 puntas.


No es fácil ver a estos tres mamíferos, aunque se encuentren en nuestros bosques en una cantidad significativa. Sin embargo, sí podemos encontrar pruebas de su existencia: huellas, restos óseos, excrementos y astas.

Todos presentan las mismas estructuras:

  1. Roseta: anillo ensanchado y con protuberancias por donde empieza a formarse la cuerna.
  2. La guía principal o palo: eje principal de la cuerna del que salen las puntas, va desde la roseta a la corona.
  3. Luchadera: primera punta que sale hacia delante.
  4. Garceta o contraluchadera: segunda punta que sale hacia atrás.
  5. Punta: son el resto de las puntas que salen del palo o guía principal.
  6. Corona: parte final de la cuerna en la que salen las últimas puntas.

Ahora puedes ver las astas de estos mamíferos con sus partes:

Partes del asta de un gamo:


En la pala del gamo se suelen apreciar, fácilmente, las venas que alimentaban el hueso cuando se estaba formando.



Partes del asta de un ciervo:



Partes del asta de un corzo:

En el corzo debemos poner un elemento más a los seis descritos antes, las perlas, son protuberancias que sobresalen del hueso y dan una preciosa ornamentación.






En esta imagen puedes ver las pocas perlas que ser formaron en la cuerna de este corzo:



Muchas veces se ha dicho que el número de puntas que presenta las astas o cuernas de estos mamíferos depende de la edad. Esto no es del todo cierto. En realidad, la edad suele marcarla el tamaño de la cuerna y la forma de la misma. 
El estado, el tamaño, la forma del asta y el número de puntas depende del estado de salud, del vigor, del animal.


Se recomienda ver el artículo llamado:
Cuernos y astas.

Cuernos y astas

En más de una ocasión has visto animales que tienen cornamenta sobre sus cabezas: cabras, toros, rebecos, gamos, ciervos y corzos. Aparentemente son iguales...pero no, hay grandes diferencias.

Veamos cuales son:

Cuerno: estructura ósea permanente ( no se cae nunca) que se dispone en los huesos frontales del animal. No son ramificados. Están cubiertos por una vaina de queratina (piel).


Asta: también llamada cuerna.  Es una estructura ósea temporal (se cae todos los años), se dispone en los huesos frontales del animal. Suelen ser ramificadas. El hueso en principio, durante su crecimiento, está cubierto de piel blanda llamada terciopelo, felpa o borra. Cuando el asta está completamente desarrollada, la borra se desprende que queda al descubierto el hueso. La cuerna o asta se caen anualmente pero no a la vez, es decir primero se le cae al macho una cuerna y luego la otra.



Aquí vamos a hablar únicamente de cuernos y astas de animales españoles.

El cuerno

Es típico de los bóvidos (vacas, cabras y ovejas). El cuerno de los bóvidos es hueco, a diferencia del del los cérvidos que es macizo. Es hueco porque por ahí pasan importantes vasos sanguíneos que alimentan al hueso durante toda la vida. Además, también discurren nervios por dentro de él.
Son estructuras pares que se disponen sobre los huesos frontales del animal. No están ramificados. Los presentan los machos y en algunas especies también las hembras.
Si presentan tanto machos como hembras los cuernos, suele haber dimorfismo sexual. De manera que los cuernos de los machos son más grandes y/o más anchos y fuertes que los de las hembras.

El cuerno de un toro:
Cuerno de toro.


Cráneo de vaca con sus cuernos.



El cuerno de una cabra:


Cráneo de cabra con cuernos.


Vaina del cuerno de cabra.




El asta o cuerna

La presentan los cérvidos (ciervos, gamos y corzos). El cuerno de los cérvidos es macizo. En su superficie exterior se pueden ver las venas que han alimentado el asta durante su formación. Son estructuras óseas pares que suelen ser ramificadas y se disponen sobre los huesos frontales del animal. Se caen y se regeneran cada año.
Tanto en el caso de los gamos, como de los ciervos  y corzos sólo los machos presentan astas.
El desarrollo de las astas está influenciado por hormonas hipofisarias y testiculares.

El asta empieza a desarrollarse sobre el hueso frontal a la altura de la zona supraorbital formando unos pedúnculos óseos (futura roseta) constituidos por tejido óseo esponjoso. En la parte superior de dicho pedúnculo óseo se establece un botón germinativo en el que se produce un aumento significativo de fibroblastos. Estos son los responsables de producir el tejido conjuntivo que hace crecer el asta que posteriormente se calcificará para formar hueso esponjoso. Durante el crecimiento del asta el hueso está muy vascularizado y alrededor de él se desarrolla una capa de piel vascularizada e inervada que alimenta al hueso, es el llamado terciopelo o borra.
Este terciopelo se desarrolla a partir de la piel de alrededor del asta pero sufre modificaciones:

  1. Se pierden los músculos erectores del pelo y de las glándulas sudoríparas.
  2. Se aumenta la vascularización e inervación de la zona.
El asta se va desarrollando por aumento de mineralización que va provocando una pérdida equilibrada de la vascularización del terciopelo y su consecuente necrosis, lo que facilita su caída (desmogue).

Cuando el asta se encuentra formada, practicamente, toda está formada por hueso compacto quedando solo un poco de hueso esponjoso en su zona más distal (si llega el caso). Además, ha perdido la vascularización excepto en la zona del pedúnculo óseo (roseta) donde se aprecia una importante irrigación sanguínea mantenida por capilares. Esta es la responsable de mantener la humedad y fortaleza necesaria al asta para poder llevar a cabo sus luchas sexuales.




Cuerna de gamo:

Cuerna o asta de gamo

Cuerna de ciervo:

Cuerna o asta de ciervo



El cuerno de un corzo:




Las astas son los huesos más fuertes de la naturaleza y los que más rápidamente crecen. En los cérvidos ibéricos tienen un crecimiento medio de 0.51 a 0.68 cm al día. Este crecimiento es tan rápido que la nutrición no aporta lo suficiente como para desarrollar el asta por lo que el animal debe derivar aproximadamente el 28% de masa esquelética a la misma. Esto produce una osteoporosis temporal , es decir, reversible. Durante las estaciones de formación de la cuerna, primavera y verano, se pierde hueso del esqueleto pero se recupera en las estaciones de otoño e invierno.




Otros artículos en este blog:
El cuerno de la cabra (en construcción)





lunes, 12 de octubre de 2015

Inmersiones en Cabo de Palos. 3 y 4 de octubre de 2015

Cabo de Palos es una zona privilegiada de buceo. Es un lugar en el que hay unas corrientes que llenan de nutrientes esa zona además tiene unos cuantos bajos que dan refugio a peces de gran tamaño. Por si fuera poco es una zona protegida.
Estos factores hacen que se garantice ver fauna mediterránea de gran tamaño.
Pero no todo es maravilloso. Para bucear y disfrutar en Cabo de Palos es necesario tener un buen nivel de buceo y que las corrientes den claridad al agua.
Buceamos en tres lugares:
En el bajo de dentro, el Piles I y el Naranjito.
La falta de claridad del agua fue con lo que nos encontramos el fin de semana del 3 y 4 de octubre del 2015.
El agua muy turbia y con una corriente moderada.
Aún así tuvimos la suerte de poder encontrarnos con algunos bancos de peces interesantes tanto en el bajo de dentro como en el Piles I. En el Naranjito la vida era escasa y la visibilidad también. Al pasear por el interior del barco la oscuridad y la turbidez eran importantes.
La verdad es que he tenido inmersiones mucho mejores en este sitio.
Aquí dejo el vídeo de esas inmersiones.


domingo, 30 de agosto de 2015

Mantis religiosa

Ayer, 29 de agosto de 2015, en el jardín del pueblo en Navalmoral de la Sierra (Ávila) tuvimos la oportunidad de ser testigos de cómo caza una Mantis religiosa.
La Mantis religiosa es un artrópodo, es decir que:

  1. Tiene patas articuladas.
  2. Presenta un esqueleto externo (exoesqueleto) de quitina.
Dentro de este grupo pertenece a los insectos (también llamados hexápodos), esto quiere decir que es un artrópodo con 6 patas.

En esta fotografía puedes ver a la Mantis religiosa con sus tres pares de patas. 
Mantis religiosa. Imagen Pedro de Hoz.
El primer par de patas está modificado. Presenta protuberancias espinosas afiladas y se dispone en una posición parecida a la postura que adoptamos al rezar, de ahí su nombre. Este primer par de patas es utilizado para cazar a sus presas. Los otros dos pares de patas son patas marchadoras, sirven para andar.
Se camufla perfectamente en las plantas en las que se sitúa. Puede ser de color verde o marrón, dependerá del lugar en el que se desarrolla. 
En este caso, se encontraba colocada en tallo verde de una Verbena , allí permanecía paciente e invisible. Estaba muy próxima a la flor donde deberían situarse las mariposas, abejas o moscas que quisieran ir a tomar el néctar de esa planta. Lógicamente, se acercaban a la planta, totalmente, ajenas a la amenaza que allí se escondía.
Una mariposa, que creo que puede ser una Nacarada (Argynnis paphia), algo moribunda pues tenía las alas sin lustre, se acercó y fue capturada por la Mantis religiosa que la sujetaba fuertemente con sus patas delanteras y se la estaba comiendo viva.
En este vídeo se puede ver. El vídeo, realizado por Irene de Hoz, fue tomado con la cámara de un móvil y con viento por lo que la grabación está desenfocada, en algún momento del vídeo sí se consigue ver que la mantis está comiendo a la mariposa y esta permanece viva (agita mucho las alas). 


En este vídeo de nature 1 upclose se puede ver perfectamente:





Sí pudimos conseguir alguna fotografía del hecho. Las imágenes, también realizadas con el móvil, pertenecen a Irene de Hoz. En ellas vemos diferentes momentos en los que la mariposa intenta librarse de la presa de la mantis y que lógicamente no puede.

Mantis religiosa devorando mariposa.
 Imagen Irene de Hoz

Mantis religiosa devorando mariposa.
 Imagen Irene de Hoz

Mantis religiosa devorando mariposa.
 Imagen Irene de Hoz

Mantis religiosa devorando mariposa.
 Imagen Irene de Hoz

La Mantis religiosa tiene una cabeza triangular, en cuyos vértices se disponen dos grandes ojos compuestos y otros tres simples entre medias. Son capaces de girar la cabeza 180º por lo que pueden ver todo lo que hay a su alrededor sin cambiar de posición. Su vista es buena y su velocidad de ataque muy alta.

No es un animal venenoso por lo que cuando caza una presa le clava las protuberancias espinosas de sus patas delanteras y empieza a devorarlo vivo.

Pero la Mantis religiosa no es conocida por su destreza cazadora, ni por su estrategia, si no por su comportamiento reproductivo.

¿Habéis visto alguna vez esta imagen?


 Es una estructura ovoide que está pegada a superficies no expuestas al sol. Parece hecha de cartón y está rayada.
Esto es una ooteca, es decir, la colección de huevos que pone una Mantis religiosa.


En esta fotografía tomada en San Fernando de Henares, durante el verano de 2014, en un jardín, podemos ver a una Mantis religiosa poniendo los huevos, construyendo su ooteca.
Para construir esa estructura, la hembra segrega una pasta en cuyo interior se encuentran los huevos.
Esa pasta se endurece y se acartona al ponerse en contacto con el aire.




En este vídeo de Mark White podemos ver como se realiza la puesta. Se aprecia muy bien  cuando hemos avanzado en el vídeo 1 min. 10 seg.




Y ahora vamos con aquello por lo que la Mantis religiosa es tan conocida: durante la cópula la hembra se come al macho.

Veamos como ocurre: el macho, en época reproductora, se acerca a la hembra y se sitúa sobre su dorso, pone en contacto sus antenas con las de la hembra y cuando está receptiva acerca el extremo de su abdomen al de ella, los juntas y el macho introduce el espermatóforo en el interior de la hembra. El espermatóforo es una cápsula en la que se almacenan espermatozoides.

Durante la cópula pueden ocurrir dos cosas. O bien que el macho termine y se marche o que la hembra se vuelva para arrancarle la cabeza y empezar a comérselo.
Cuando esto último ocurre, los movimientos abdominales del macho para favorecer la introducción del espermatóforo no cesan. Estos pueden continuar porque presentan unos ganglios nerviosos en esa zona abdominal que siguen funcionando a pesar de no tener cabeza.

Este llamativo comportamiento y motivo de la fama de la Mantis religiosa no es tan frecuente como se piensa.  Se ha podido observar en cautividad pero en la naturaleza no se ha visto tan frecuentemente. También es verdad que en la naturaleza no se tienen muchos datos sobre la evolución de la cópula.

Se piensa que la hembra devora al macho para conseguir proteínas para los futuros descendientes.

Podéis verlo en este vídeo de forestman:




También te puede interesar

Aquí puedes encontrar artículos realacionados con el que acabas de leer.